La Estudiante


















Oh tú, más dulce, más interminable
que la dulzura, carnal enamorada
entre las sombras: de otros días
surges llenando de pesado polen
tu copa, en la delicia.


Desde la noche llena
de ultrajes, noche como el vino
desbocado, noche de oxidada púrpura
a ti caí como una torre herida,
y entre las pobres sábanas tu estrella
palpitó contra mí quemando el cielo.


Oh, redes del jasmín, oh fuego físico
alimentado en esta nueva sombra,
tinieblas que tocamos apretando
la cintura central, golpeando el tiempo
com sanguinartias ráfagas de espigas.


Amor sin nada más, en el vacío
de una burbuja, amor con calles muertas,
amor, cuando murió toda la vida
y nos dejó encendiendo los rincones.


Mordí mujer, me hundí desvaneciéndome
desde mi fuerza, atesoré racimos,
y sali a caminar de beso en beso,
atado a las caricias, amarrado
a esta gruta de fría cabellera,
a estas piernas por labios recorridas:
hambriento entre los labios de la tierra,
devorando con labios devorados.


Pablo Neruda
Postar um comentário

Estão Todas as Verdades à Espera em Todas as Coisas

Estão todas as verdades à espera em todas as coisas: não apressam o próprio nascimento nem a el...